• Eduardo J. Villarreal S.

Tesla ahora dirige la fábrica de automóviles más productiva de Estados Unidos

(Bloomberg) - Elon Musk tiene una visión muy específica de la fábrica ideal: densamente poblada, integrada verticalmente e inusualmente masiva. Durante los primeros días de producción en masa de Tesla Inc., fue reprendido por lo que se percibía como arrogancia. Ahora, la fábrica original de Tesla en California ha logrado un título digno de alardear: la planta automotriz más productiva de América del Norte.



El año pasado, la fábrica de Tesla en Fremont, California, produjo un promedio de 8,550 autos a la semana. Eso es más que el gigante de Toyota Motor Corp. en Georgetown, Kentucky (8,427 autos a la semana), el centro de Spartanburg de BMW AG en Carolina del Sur (8,343) o la icónica planta de camiones de Ford Motor Co. en Dearborn, Michigan (5,564), según a un análisis de Bloomberg de los datos de producción de más de 70 instalaciones de fabricación.


En un año en que la producción de automóviles en todo el mundo se vio sofocada por la escasez de la cadena de suministro, Tesla expandió su producción global en un 83 % con respecto a los niveles de 2020. Su otra fábrica de automóviles, en Shanghái, triplicó la producción a casi 486,000. En las próximas semanas, se espera que Tesla anuncie el inicio de la producción en dos nuevas fábricas: Gigafactory Berlin-Brandenburg, la primera en Europa, y Gigafactory Texas en Austin. Musk dijo en octubre que planea aumentar aún más la producción en Fremont y Shanghai en un 50%.


La fábrica de Tesla en Fremont es un sitio difícil de contemplar. Originalmente construido por General Motors Co. en la década de 1960 y operado conjuntamente por GM y Toyota hasta después de la quiebra de GM en 2009, las nuevas adiciones se han juntado para formar un hormiguero de fabricación. En lo que alguna vez fue un estacionamiento trasero, un par de estructuras de carpas industriales brindan refugio a las bulliciosas líneas de montaje que no cabrían dentro de la fábrica abarrotada.


“Cuando entramos allí por primera vez, éramos como niños en los zapatos de sus padres”, recordó Musk en una junta de accionistas en octubre. “Ahora somos como spam en una lata aquí: ¿Cómo encajamos más cosas?”


Las fábricas más recientes de Tesla se diseñaron con más intención, cada una refinando aún más la forma de diamante desarrollada para su fábrica de baterías de Nevada. La forma permite largos tramos de líneas de fabricación ininterrumpidas, con acceso a piezas disponible a lo largo de su longitud. La nueva fábrica en Texas mide tres cuartos de milla de largo (1.2 kilómetros). Musk trasladó la sede de la empresa de Palo Alto a Austin en diciembre.


La estrategia de Tesla de buscar centros de fabricación colosales en sus mercados más grandes está dando sus frutos, según el analista de Credit Suisse, Dan Levy. La demanda mundial de automóviles eléctricos ha superado la capacidad de fabricación para construirlos, y los fabricantes de automóviles de todo el mundo se esfuerzan por asegurar el acceso a una disponibilidad limitada de baterías, materias primas y componentes del tren motriz. Tesla, con las mayores inversiones iniciales en la fabricación de vehículos eléctricos, se ha convertido en la relación prioritaria para muchos proveedores clave.


“Giga Austin simboliza el plan de Tesla de expandirse en Estados Unidos más allá de sus raíces en California”, dijo Levy en una nota a los inversionistas. “La prioridad principal de Tesla en 2022 será desbloquear la capacidad de sus instalaciones”.


A pesar de todo su rápido crecimiento y dominio en vehículos eléctricos, Tesla sigue siendo solo el décimo fabricante de automóviles más grande de América del Norte. La nueva planta en Austin debería cambiar eso y, según Levy, ayudar a Tesla a mantener su liderazgo en vehículos eléctricos mientras continúen los desequilibrios en el suministro.


Una vez que Tesla enciende dos nuevas fábricas, ¿qué sigue?


Musk tiene un objetivo de larga data de aumentar las entregas de vehículos en aproximadamente un 50% al año. Para continuar con ese crecimiento, Tesla deberá abrir más fábricas o hacer que las instalaciones sean aún más productivas. Musk dijo en octubre que está trabajando en ambos. La selección del sitio para las próximas Gigafactories comienza este año.