• Eduardo J. Villarreal S.

Se acerca acuerdo global sobre impuestos corporativos a medida que los holdouts abandonan objeciones

(Reuters) - Un acuerdo global para garantizar que las grandes empresas paguen una tasa impositiva mínima de al menos el 15% y dificultarles la evasión de impuestos se cerrará el viernes después de que Irlanda, Estonia y Hungría acordaron firmar, dejando un pocos reductos aislados.



El acuerdo apunta a poner fin a una "carrera a la baja" de cuatro décadas por parte de gobiernos que han tratado de atraer inversiones y empleos imponiendo impuestos a las empresas multinacionales solo a la ligera y permitiéndoles comparar precios impositivos bajos.


Las negociaciones se han llevado a cabo durante cuatro años, avanzando en línea durante la pandemia, con el apoyo a un acuerdo del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y los costos de COVID-19 dando un impulso adicional en los últimos meses. Actualmente participan unos 140 países.


La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico con sede en París, que ha estado liderando las conversaciones, debe anunciar el resultado de las discusiones del viernes alrededor de las 1600 GMT.


El acuerdo establecerá una tasa impositiva corporativa mínima del 15% y permitirá a los gobiernos gravar una mayor parte de las ganancias de las multinacionales extranjeras.


Su objetivo es evitar que los grandes grupos obtengan ganancias en países con bajos impuestos como Irlanda, independientemente de dónde estén sus clientes, un problema que se ha vuelto cada vez más urgente con el auge de los gigantes tecnológicos que hacen negocios fácilmente a través de las fronteras.


Irlanda y Estonia retiraron sus objeciones más temprano el jueves, mientras que Hungría dijo el viernes que firmaría.


El ministro de Finanzas, Mihaly Varga, dijo a los periodistas que la demanda de Hungría de un período de transición de 10 años se había cumplido "para que Hungría pudiera unirse al acuerdo con buen corazón". Lee mas


"Esta es una decisión difícil y compleja, pero creo que es la correcta", dijo el ministro de Finanzas irlandés, Paschal Donohoe, después de que Irlanda accediera a renunciar a su preciado tipo impositivo del 12.5% para las grandes multinacionales.

Al anunciar el apoyo de Tallin, el primer ministro de Estonia, Kaja Kallas, dijo que el impuesto mínimo no cambiaría nada para la mayoría de los empresarios estonios.


Pero algunos países en desarrollo que buscan una tasa impositiva mínima más alta dicen que sus intereses se han dejado de lado para adaptarse a los intereses de países más ricos como Irlanda, que se había negado a firmar un acuerdo con una tasa impositiva mínima superior al 15%.


El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, dijo el jueves que las propuestas sobre la mesa obligan a los países en desarrollo a elegir entre "algo malo y algo peor".


Los holdouts no pueden impedir que el acuerdo se lleve a cabo, pero corren el riesgo de no obtener beneficios de él, por magros que sean.


Si bien Argentina se suscribió a regañadientes a una versión anterior del acuerdo, Kenia y Nigeria se han resistido, mientras que India, que también había respaldado la versión anterior, ha señalado preocupaciones desde entonces.


Una vez que surja un acuerdo el viernes, se enviará a los ministros de finanzas del Grupo de los 20 poderes económicos para respaldarlo formalmente en una reunión en Washington la próxima semana.


Sin embargo, sigue habiendo dudas sobre la posición de Estados Unidos, que depende en parte de las duras negociaciones de reforma fiscal que se están llevando a cabo en el Congreso.


Se supone que los países que respaldan el acuerdo lo incluirán en sus leyes el próximo año para que pueda entrar en vigencia a partir de 2023, lo que muchos funcionarios cercanos a las conversaciones describen como extremadamente estricto.