• Eduardo J. Villarreal S.

Propietario de Playboy comprará al minorista de lencería Honey Birdette por más de $330 mdd

(WSJ) - El propietario de la marca Playboy está comprando un minorista australiano de lencería de lujo por $333 millones de dólares, según personas familiarizadas con el asunto, mientras el ex editor de la revista intenta expandir su negocio más allá de la licencia de su famoso logotipo de orejas de conejo.



Honey Birdette, la marca de lencería que está adquiriendo PLBY Group Inc., tiene alrededor de 60 tiendas físicas ubicadas principalmente en Australia, con algunas en Estados Unidos y Reino Unido. La compañía espera ingresos de más de $73 millones de dólares para el año fiscal que finaliza este mes, lo que representa un crecimiento superior al 40%.


La compañía planea usar su reputación como marca de estilo de vida de placer y ocio para acelerar la expansión de Honey Birdette en diferentes mercados a través de tiendas físicas y en línea, según personas familiarizadas con el tema. En los próximos meses, se abrirán nuevas tiendas minoristas en Dallas, Miami y Nueva York, dijeron las personas.


Playboy se hizo pública el año pasado después de que una empresa de adquisiciones con fines especiales, o SPAC, la adquiriera en un acuerdo que valoraba la marca en $415 millones de dólares. Playboy se había convertido en privada en 2011 por el fundador Hugh Hefner, quien murió en 2017, y la firma de capital privado Rizvi Traverse.


En la última década, Playboy se ha centrado en ganar dinero a través de acuerdos de licencia, colocando su nombre y logotipo distintivo en líneas de ropa, clubes nocturnos, casinos, fragancias y más. En marzo de 2020, la compañía dejó de publicar en Estados Unidos su revista impresa, que había tenido problemas con la rentabilidad durante años.


Honey Birdette, que vende juguetes sexuales además de lencería, ha atraído la atención en Australia por su marketing provocativo.


Mientras tanto, algunos competidores en la industria minorista de lencería, como Victoria's Secret, están dejando de depender de las supermodelos en la publicidad y están incorporando la inclusión en su marketing.