• Eduardo J. Villarreal S.

México sigue a Brasil en recesión con caída trimestral

(Bloomberg) - México se convirtió en la segunda economía latinoamericana importante en caer en recesión el año pasado, ya que la escasez de la cadena de suministro y la falta de estímulo fiscal afectaron la actividad.



El producto interno bruto cayó un 0.1% en el cuarto trimestre con respecto al período de tres meses anterior, menos que la estimación mediana de una caída del 0.3% en una encuesta de Bloomberg, según datos preliminares publicados el lunes por el instituto de estadísticas de México. Esto sigue a una contracción del 0.4% durante el tercer trimestre.


Las dos economías más grandes de América Latina ahora están estancadas, con la contracción de Brasil tanto en el segundo como en el tercer trimestre de 2021. Los economistas generalmente describen a un país como en recesión cuando registra dos trimestres consecutivos de contracción económica.


México, uno de los exportadores más grandes del mundo, se vio afectado por problemas de suministro global incluso cuando la demanda de sus productos aumentó en EE. UU., su principal socio comercial. La ausencia de estímulo gubernamental y la creciente actitud agresiva del banco central en respuesta a la inflación por encima del objetivo frenaron aún más el crecimiento, con una contracción trimestral del 0.7 % del sector servicios que representó el mayor lastre para la economía.


“La alta inflación y la caída del PIB en la segunda mitad de 2021 sugieren que la economía mexicana está pasando por una estanflación, situación que no se veía en México desde la década de 1980”, dijo Gabriela Siller, directora de análisis económico de Banco BASE.

Si bien la economía mexicana se recuperó rápidamente después del segundo trimestre de 2020, cuando el país instituyó sus medidas de confinamiento más estrictas en respuesta al covid-19, la recuperación ha ido perdiendo fuerza, ejerciendo presión sobre el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. En términos anuales, la economía creció 1% entre octubre y diciembre, por debajo del 1.5% de expansión esperado por los economistas. AMLO, como se conoce al presidente, se ha negado repetidamente a implementar un gran estímulo fiscal como lo hicieron otros países para proteger su actividad de la caída provocada por la pandemia.


El peso cayó hasta 20.85 frente al dólar antes de recuperarse ligeramente tras el anuncio del lunes.


El gobierno mexicano ha rechazado la idea de que México está en recesión, y el viceministro de Hacienda, Gabriel Yorio, dijo antes de que se publicaran los datos que también se deben tener en cuenta otras variables, como el desempleo.


“El empleo está creciendo y el uso de la capacidad productiva del país está aumentando. Muchas de las personas que perdieron sus trabajos están volviendo a trabajar”, ​​dijo el viernes.

Gabriel Lozano, economista jefe para México y Centroamérica de JPMorgan Chase & Co, describió la recuperación mexicana como en forma de W. “Y estamos en la segunda caída”, dijo.


La recesión actual plantea un problema para el banco central con una nueva gobernadora, Victoria Rodríguez Ceja, al mando desde este mes.


El banco optó por una subida de tipos de interés de 50 puntos base en su última decisión, en diciembre, una medida más agresiva que en reuniones anteriores. Pero continuar con ese ritmo de ajuste en la reunión de Banxico del 10 de febrero podría afectar a una economía que se espera que crezca solo un 2.5% en 2022.


“A pesar de la debilidad de la economía, esperamos que Banxico priorice abordar la alta inflación y ofrezca otro aumento de tasas de 50 puntos base la próxima semana”, escribió Nikhil Sanghani, economista para América Latina de Capital Economics, en una nota a los clientes.