• Eduardo J. Villarreal S.

Los expertos en salud analizan detenidamente los datos de seguridad de AstraZeneca

Los expertos en salud mundial se encuentran bajo una presión cada vez mayor para aclarar preguntas sobre la seguridad de la vacuna COVID-19 de AstraZeneca, cuando Suecia y Letonia se unieron a los países que suspendieron su uso en un nuevo golpe al lanzamiento de la vacuna en Europa.

Un comité de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) estaba revisando casos aislados de hemorragia, coágulos sanguíneos y recuentos bajos de plaquetas en personas vacunadas y estaba en diálogo con la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), que también se estaba reuniendo.


Los miembros más grandes de la Unión Europea, Alemania, Francia e Italia, suspendieron el uso de la vacuna de AstraZeneca el lunes en espera del resultado de una investigación sobre los informes.


La incorporación de Suecia y Letonia el martes llevó a más de una docena de países de la UE a actuar desde que surgieron los primeros informes de tromboembolismos que afectan a las personas después de que recibieron la inyección de AstraZeneca.


La OMS y la EMA se habían unido anteriormente a AstraZeneca para decir que no hay un vínculo comprobado, pero algunos expertos dijeron que los casos raros de trombosis cerebral muy inusual en personas más jóvenes parecían indicar un vínculo causal con la inyección de AstraZenica.


"Los beneficios de la vacunación superan significativamente los riesgos, especialmente para los ancianos", dijo Karl Lauterbach, portavoz de salud del Partido Socialdemócrata de Alemania.

"Pero podría darse el caso de que los riesgos de la vacuna sean mayores para ciertos grupos de pacientes, como las mujeres jóvenes. Es posible que la EMA emita advertencias específicas", dijo a la radio Deutschlandfunk en una entrevista.


Los epidemiólogos europeos permanecieron desconcertados de que no se hubieran producido casos similares en cantidades inusuales en Gran Bretaña, que comenzó a usar AstraZeneca antes y ha administrado más de 10 millones de dosis.


"Estos síntomas aún no se han observado allí", dijo Stephan Becker, director del Instituto de Virología de la Universidad Philipps de Marburg.

"Esta es una situación muy desafortunada, pero si existe tal sospecha, entonces se debe investigar y se debe detener la vacunación durante ese tiempo".