• Eduardo J. Villarreal S.

Las utilidades cayeron en Saudi Aramco, la compañía petrolera más grande del mundo

(CNN Business) - Saudi Aramco tuvo un 2020 difícil, como cualquier otra compañía petrolera. Pero Aramco no es una compañía petrolera cualquiera, es la más grande del mundo y el costo de la pandemia en su negocio tuvo un efecto decididamente adverso en el negocio de propiedad saudí.

La compañía anunció el domingo que su utilidad neta cayó un enorme 44.4% a $49 mil millones de dólares en 2020. Tras ese golpe significativo, Saudi Aramco se comprometió a gastar menos este año de lo que había anticipado: Aramco dijo que planeaba gastar alrededor de $35 mil millones de dólares en 2021 en capex, muy por debajo de su estimación anterior de $40 mil millones dólares a $45 mil millones de dólares.


No obstante, la compañía petrolera se mostró optimista sobre el futuro: mantuvo su dividendo de $75 mil millones de dólares para el año y la compañía cree que volverá a los niveles de producción de petróleo antes de la pandemia para fines de 2021.


El presidente y director ejecutivo de Saudi Aramco, Amin Nasser, dijo en una llamada con los periodistas que se encuentra muy optimista sobre 2021 y espera que la compañía alcance cerca de 99 millones de barriles por día para fin de año. Dijo que esta perspectiva se basa en las opiniones de diferentes entidades y agencias globales, y predijo que la demanda aumentará en 2022.


"El despliegue de vacunas mejorará mucho la situación", añadió.

La caída de las utilidades refleja el efecto de la pandemia de coronavirus en los mercados energéticos mundiales. La primavera pasada, la pandemia de coronavirus hizo que la demanda de viajes se desplomara, lo que provocó que el uso de petróleo cayera rápidamente. Al mismo tiempo, Arabia Saudita aumentó la producción como parte de una guerra de precios contra Rusia. Eso provocó un gran exceso de petróleo y el mundo se quedó sin espacio para almacenar barriles.


Desde la histórica caída del precio del petróleo que llevó al precio a territorio negativo, el petróleo se ha recuperado después de que la OPEP y Rusia acordaron renovar los recortes de producción. En febrero, el petróleo superó los $60 dólares por barril, el nivel más alto desde enero de 2020.


"Dado que el enorme impacto de Covid-19 se sintió en toda la economía global, intensificamos nuestro fuerte énfasis en la eficiencia operativa y de capital", dijo Nasser.

El informe de utilidades llega en un momento en que las refinerías de Saudi Aramco se han enfrentado a ataques con aviones no tripulados de los rebeldes hutíes de Yemen respaldados por Irán.


"Nuestra confiabilidad en 2020 a pesar de Covid-19 y estos ataques en diferentes partes de nuestras instalaciones en el norte y el sur y en Ras Tanura últimamente es del 99.9%", dijo Nasser. "Es incluso más alto que en años anteriores".

Es una demostración más de los sólidos planes de gestión y continuidad de crisis que tenemos ".