• Eduardo J. Villarreal S.

Las acciones se tambalean por impulso de inflación y temores fiscales

(Reuters) - Las acciones mundiales comenzaron la semana con el pie izquierdo el lunes, cayendo a mínimos de dos semanas y media ante nuevas señales de una inflación acelerada, así como presiones fiscales y regulatorias sobre las empresas más grandes del mundo.



Los mercados de renta variable han caído en lo que va de septiembre después de una racha ganadora de siete meses, presionados por una inflación que puede resultar menos transitoria que la señalada por los banqueros centrales y señales de que los gobiernos están deseosos de obtener más impuestos de las empresas y hacer más estrictas regulaciones.


Después de la peor racha de Wall Street desde febrero, los futuros apuntan a una apertura firme y las acciones europeas también subieron. Sin embargo, el índice de referencia de acciones mundiales de MSCI cayó un 0.2% y un índice de acciones de Asia-Pacífico fuera de Japón perdió un 1.2%.


La última fuente de preocupación es un informe del Financial Times de que Beijing tiene como objetivo romper Alipay, la aplicación de pagos propiedad de Ant Group de Jack Ma.


El informe, que empujó el índice chino .CSI300 un 0.5% a la baja, muestra que es posible que no haya una tregua en la paliza regulatoria que las empresas chinas han recibido este año.


Esto sigue a un fallo judicial del viernes sobre Apple que afectó las acciones del fabricante de iPhone, mientras que el fin de semana surgieron más informes de que los demócratas estadounidenses están considerando propuestas para aumentar los impuestos a las corporaciones y a los ricos.


"Veremos más del estado encontrando formas de extraer fondos de aquellos que considere más capaces de proporcionarlos", dijo Tom O'Hara, gerente de cartera de Janus Henderson.

A las preocupaciones se suma la continua aceleración de la inflación, con Japón reportando precios al por mayor en máximos de 13 años el mes pasado. Eso se suma a los datos que muestran la inflación en las fábricas en más de una década en Estados Unidos y China, lo que presiona a las empresas para que trasladen los aumentos de precios a los consumidores.


"El mercado ha estado observando los niveles de inflación, asumiendo que son transitorios y que las tasas de interés no subirán mucho, pero el enigma es que dondequiera que miremos, vemos inflación, ya sea en los estantes de los supermercados o en la gasolinera", dijo. Añadió Hara.
"Probablemente veremos más inflación y aumentos en las tasas de interés de lo que la gente cree".

Un indicador de mercado de las expectativas de inflación de la zona euro subió a su nivel más alto desde mediados de 2015 el lunes en una señal más de que las percepciones de los inversores sobre la dirección de la inflación futura están cambiando.


Los inversores prestarán atención a los próximos datos chinos sobre las ventas minoristas y la producción industrial, que podrían mostrar una nueva desaceleración en la segunda economía más grande del mundo.


También se prevé que los precios al consumidor de EE. UU., que vencen el miércoles, disminuirán un poco, aunque a un aún alto 4.2%, mientras que la propagación de la variante Delta COVID puede haber suavizado las ventas minoristas.


Los bancos continúan mostrando cautela. Una encuesta de Deutsche Bank encontró que los actores del mercado esperan una corrección del mercado de valores del 5-10% para fin de año, con el COVID y la inflación como los principales riesgos.


BNP Paribas, aunque esperaba que el S&P 500 se mantuviera sin cambios para fines de 2021, destacó los riesgos de "mayores rendimientos e impuestos, en un momento en que el impulso de las ganancias se ha desacelerado de excelente a bueno".


También redujeron las estimaciones para los mercados emergentes, debido a los riesgos de la política china.


Los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años, actualmente en 1.33%, registraron su tercera ganancia semanal la semana pasada, la racha más larga desde mediados de marzo y es probable que aumente la tensión antes de la reunión de la Reserva Federal de EE. UU. del 21 al 22 de septiembre. .


El aire general de aversión al riesgo ayudó a elevar el índice del dólar a 92.80, un 0.24% más y por debajo de los mínimos recientes de 91.941.


Los precios del petróleo estaban en máximos de una semana por encima de los 73 dólares el barril debido al cierre de la producción en los Estados Unidos, el mayor productor del mundo, tras los daños del huracán Ida.


Sin embargo, las preocupaciones sobre el crecimiento económico se han estado filtrando en el mercado, y se espera que el grupo de productores OPEP reduzca sus pronósticos para la demanda de petróleo de 2022.