• Eduardo J. Villarreal S.

La escasez de chips afecta a la industria automotriz donde realmente duele: pickups y SUVs

(CNN Business) - La escasez de chips de computadora está comenzando a afectar a los fabricantes de automóviles donde realmente duele, retrasando las entregas de camionetas pickup y SUV.

Desde que comenzó la escasez de chips, los fabricantes de automóviles se comprometieron a usar los chips que tienen a mano para seguir construyendo sus vehículos más populares. Pero ahora, Ford y Stellantis tienen problemas para entregar camionetas completas a sus concesionarios.


"Se han esforzado mucho en asignar los chips que obtienen a los vehículos de alta demanda y margen de utilidad", dijo Michelle Krebs, analista senior de AutoTrader. "Pero claramente ese es el desafío en este momento".

Ford anunció que ha comenzado a fabricar el vehículo más vendido del país, la camioneta F-150, sin algunos de los chips que necesita. Estacionará esas camionetas sin terminar mientras esperan la llegada de los chips faltantes, en lugar de enviarlos a los concesionarios.


La compañía también ha cerrado temporalmente uno de los tres turnos en la planta de Kentucky Truck donde se fabrican las SUV Expedition y Navigator de tamaño completo, así como las camionetas Super Duty.


Stellantis, el fabricante de automóviles formado por la fusión de Fiat Chrysler y el grupo PSA de Francia, está haciendo lo mismo con la camioneta Ram 1500 Classic, una versión básica de esa camioneta.


La buena noticia para Stellantis es que es posible que las ventas de camionetas Ram no se vean afectadas, o al menos no de inmediato. Krebs dijo que Stellantis tiene un exceso de suministro de la Ram 1500 Classic, aproximadamente 143 días. Eso se compara con un suministro promedio de 59 días para camionetas de tamaño completo en toda la industria.


La escasez de chips ha afectado a los fabricantes de automóviles de todo el mundo. Los fabricantes de automóviles redujeron los pedidos de chips de computadora a principios del año pasado cuando la pandemia provocó cierres temporales de plantas y frenó de golpe las ventas y la producción de automóviles. Los fabricantes de productos electrónicos, que disfrutaron de fuertes ventas durante la pandemia, felizmente se llevaron el exceso de oferta.


Pero cuando las ventas de automóviles se recuperaron antes de lo esperado, dejó a la industria luchando con una escasez de chips.


El automóvil promedio tiene entre 50 y 150 chips. Algunos chips se pueden usar en muchos modelos diferentes, lo que ha permitido a los fabricantes de automóviles mantener la producción de camiones y SUV hasta ahora. Pero hay otros chips específicos para cada tipo de vehículo.


General Motors y Ford han advertido a los inversionistas que la escasez de chips reducirá sus utilidades de 2021 en más de mil millones de dólares.


Krebs dijo que los fabricantes de automóviles también están teniendo problemas debido a las demoras en los puertos del país, lo que impide que los buques portacontenedores descarguen envíos de autopartes. Estos problemas tomados en conjunto podrían limitar las ventas de automóviles en Estados Unidos, dijo.


"La cadena de suministro es bastante frágil", dijo. "Tenemos un pronóstico de ventas conservador debido a los escasos inventarios".

GM ha mantenido cerradas tres plantas en América del Norte desde principios de febrero, y el fabricante de automóviles dijo que permanecerán cerradas al menos hasta el próximo mes. Esas plantas no fabrican camionetas pickup o SUV de tamaño completo, pero la escasez de chips ha llevado a GM a modificar también su gran línea de vehículos.


La semana pasada, GM confirmó que construiría algunas versiones de la Chevrolet Silverado y la GMC Sierra sin un módulo de administración de combustible que mejore el kilometraje en aproximadamente 1 milla por galón. Los chips no se pueden agregar a los camiones después del hecho, por lo que se enviarán a los concesionarios sin los chips.