• Eduardo J. Villarreal S.

Elon Musk responde a las preocupaciones de espionaje en China: confía en nosotros, somos como TikTok

(CNN Business) - El director ejecutivo de Tesla, Elon Musk, dice que los autos de su compañía nunca se usarían para espiar en China, en respuesta a los informes de que el ejército del país ha prohibido los vehículos por tales preocupaciones.

"Hay un incentivo muy fuerte para que seamos muy confidenciales con cualquier información", dijo el multimillonario el sábado en el Foro de Desarrollo de China, una conferencia anual organizada por una unidad del Consejo de Estado del gobierno.


"Si Tesla usó autos para espiar en China o en cualquier lugar, nos cerrarán".

Solo unas horas antes de hablar, Reuters y Bloomberg informaron que el ejército de China había prohibido a los vehículos Tesla ingresar a sus complejos, expresando su preocupación por las cámaras equipadas a bordo.


Además, The Wall Street Journal informó el viernes que el gobierno estaba restringiendo que "el personal militar y los empleados de empresas estatales clave" conduzcan los automóviles del fabricante de automóviles estadounidense, "citando preocupaciones de que los datos que recopilan los automóviles podrían ser una fuente de filtraciones de seguridad nacional".


El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo en respuesta que no estaba al tanto de los detalles del caso Tesla.


"Pero cualquier empresa que opere e invierta en el extranjero debe cumplir con las leyes y regulaciones del país anfitrión. Siempre que las empresas extranjeras vengan a China para operar e invertir de acuerdo con las leyes y regulaciones, China adopta una actitud abierta y acogedora y está dedicada para crear un mejor entorno empresarial para las empresas de todos los países ", dijo el ministerio.

Hablando a través de una videollamada el sábado, Musk comparó la controversia con la que preocupó a TikTok el año pasado, una compañía que dijo que no recibió "confianza". La aplicación propiedad de ByteDance se enfrentó a una posible prohibición en los Estados Unidos el año pasado por supuestos motivos de seguridad nacional.


"Estados Unidos quería cerrar TikTok. Afortunadamente, no sucedió", dijo Musk. "Mucha gente estaba preocupada por TikTok. Pero creo que este tipo de preocupación es innecesaria y deberíamos aprender lecciones de ella".

Tesla ha causado un gran revuelo en China en los últimos años, particularmente después de que construyó su Gigafábrica de Shanghai. En 2019, la compañía comenzó a fabricar automóviles allí para reforzar su presencia en el mercado automotriz más grande del mundo, y Musk incluso llamó a la planta una "plantilla para el crecimiento futuro". La empresa logró mantener el control total del proyecto, lo que era inusual en ese momento. Y ha disfrutado de un fuerte apoyo gubernamental en los últimos años.


Pero el fabricante de automóviles estadounidense también ha atraído el escrutinio de los reguladores recientemente, lo que ha llevado a algunos observadores a preguntarse si su relación especial con los funcionarios ha terminado. El mes pasado, Tesla fue convocada por funcionarios chinos para enfrentar preguntas sobre la calidad de sus autos fabricados en Shanghai.


Según un informe de The South China Morning Post del sábado que citó a una fuente anónima, la prohibición militar se emitió "hace un par de semanas" porque los líderes chinos se habían vuelto "muy preocupados" por los vehículos de la compañía. El periódico agregó que Musk puede visitar China el próximo mes, citando la misma fuente.


China es fundamental para la estrategia global de Tesla y "sigue siendo el eje" que justifica un precio más alto de las acciones de Tesla en los próximos años, según Dan Ives, director gerente de investigación de acciones de Wedbush Securities.


Es por eso que en los últimos días, Wall Street se ha "centrado con láser en cualquier acción de Tesla o Musk en respuesta a este movimiento de póquer", escribió Ives en una nota a los clientes el domingo.


"Creemos que esta declaración ... fue importante que Tesla y Musk la hicieran directamente a los chinos y al gobierno de Beijing dada la importancia estratégica de sus ambiciones (de vehículos eléctricos) dentro de China", agregó.

"Con una Guerra Fría de Tecnología que se está gestando entre Estados Unidos y China", dijo que Tesla y otros "permanecen atrapados en el fuego cruzado y, en última instancia, Musk necesitaba trazar una línea clara en la arena".