• Eduardo J. Villarreal S.

El vuelo Virgin Galactic de Richard Branson abre la puerta al turismo espacial

(WSJ) - Richard Branson llegó al borde del espacio y regresó a salvo a la Tierra, un viaje que marca un punto de inflexión en el esfuerzo de varias décadas del empresario multimillonario para ayudar a crear una industria del turismo espacial.



El viaje espacial que Branson y otros cinco miembros de la tripulación completaron el domingo por la mañana en un avión cohete de Virgin Galactic Holdings Inc. da crédito a la capacidad de la compañía para llevar pasajeros de forma segura hacia y desde el espacio.


Virgin Galactic, la compañía que fundó Branson, planea iniciar el servicio comercial el próximo año, cobrando a los pasajeros cientos de miles de dólares cada uno por dichos vuelos. El vuelo de prueba tenía como objetivo evaluar los sistemas y la experiencia de los pasajeros, además de proporcionar una validación adicional de su seguridad. Los vehículos desarrollados por compañías espaciales privadas se han probado una fracción del número de veces en comparación con los aviones utilizados por las aerolíneas.


El empresario británico y cinco miembros de la tripulación cruzaron un umbral del espacio, trepando 53.5 millas sobre la superficie de la Tierra.


En la cima del viaje de 15 minutos de la nave espacial VSS Unity después de separarse del avión de lanzamiento, los miembros de la tripulación se desabrocharon de sus asientos y experimentaron ingravidez, mirando a la Tierra y al espacio desde una docena de ventanas en la cabina.



"Estamos aquí para hacer que el espacio sea más accesible para todos", dijo Branson el domingo después del aterrizaje.

Su única preocupación era "algo diminuto" que evitaría que el viaje ocurriera, agregó más tarde.


El vuelo es parte de un impulso más amplio de empresas e inversores para desarrollar negocios viables basados ​​en vuelos espaciales tripulados, dominados durante mucho tiempo por agencias espaciales gubernamentales con misiones científicas y políticas.



El viaje de Unity significó que, durante unos minutos, había un récord de 16 personas en el espacio, incluida su tripulación y los que estaban a bordo de la Estación Espacial Internacional y la cápsula Tiangong de China. En general, cientos de personas han visitado con éxito el espacio suborbital desde la década de 1960, incluidos algunos turistas privados, como la visita del inversionista Dennis Tito a la estación en un cohete ruso en 2001. Pero la visita de ida y vuelta de Branson ilustra los esfuerzos que están realizando las empresas privadas para desarrollar negocios que, en última instancia, puedan llevar a cientos de personas al año.


Se espera que otras compañías se unan a Virgin Galactic en el transporte de pasajeros hacia y desde el espacio. Space Exploration Technologies Corp., o SpaceX, de Elon Musk, planea poner en órbita al director ejecutivo de una compañía de pagos y a otras tres este año.


El fundador de Amazon.com Inc., Jeff Bezos, ha estado invirtiendo en su compañía espacial, Blue Origin LLC, que planea llevarlo a él y a otros tres al espacio suborbital en un cohete de la compañía el 20 de julio. Blue Origin dijo que está volando sobre la línea Karman, un límite a unas 100 millas sobre la Tierra considerado por muchos como el comienzo del espacio. La Administración Federal de Aviación define el espacio como a partir de 50 millas.


Bezos y Musk, que estaban en Nuevo México para el lanzamiento de Virgin Galactic, expresaron sus felicitaciones a Branson en las redes sociales.



Un avión, llamado VMS Eve, despegó a las 10:40 a.m. ET, llevando a Unity. Aproximadamente 45 minutos después, una llamarada roja fue visible en el cielo cuando la nave espacial fue liberada del avión y disparó su cohete, haciendo que Unity se elevara. Poco después, la nave espacial había llegado al espacio. A las 11:36 a.m. ET, el avión y la nave espacial podían verse en el cielo descendiendo a las instalaciones del Spaceport America en Nuevo México.


En las instalaciones, Virgin Galactic organizó un evento transmitido en vivo, que incluyó al presentador de televisión nocturno Stephen Colbert y al cantante Khalid. Asistieron alrededor de 500 invitados, incluida la gobernadora de Nuevo México, Michelle Lujan Grisham.


La instalación de Spaceport America, que se construyó con fondos de Nuevo México y dólares de los impuestos locales, debería ayudar a fomentar la economía del estado, dijo la gobernadora Lujan Grisham.


"Estamos en el mapa", dijo. La cercana ciudad de Truth or Consequences se puso en el mapa en 1950 después de que los residentes votaran para cambiar su nombre de Hot Springs para ganar con éxito el derecho a presentar un episodio del programa de juegos del mismo nombre, según el sitio web del condado de Sierra.


El turismo espacial podría generar cerca de $4 mil millones de dólares en ingresos anuales para 2030, según una estimación del año pasado de UBS.


Virgin Galactic ha dicho que planea iniciar vuelos espaciales con pasajeros de pago en 2022. La compañía ha informado de 600 reservas para vuelos futuros respaldadas por $80 millones de dólares en depósitos. Reportó una pérdida de $273 millones el año pasado y, en comparación con Blue Origin y SpaceX, tiene un modelo de negocio que está más profundamente ligado al surgimiento de un sector de turismo espacial.


La compañía no ha revelado cuánto cobrará por las entradas cuando comience a venderlas de nuevo, pero es probable que los precios estén fuera del alcance de la mayoría de las personas durante algún tiempo. Musk es uno de los poseedores de boletos, dijo un portavoz de Virgin Galactic. En el pasado, la compañía vendió boletos por hasta $250,000 dólares cada uno, según su último informe anual. Los representantes de Tesla Inc. y SpaceX de Musk no respondieron a las solicitudes de comentarios.


El vuelo del domingo fue el 22 de Unity. Junto a Branson, de 70 años, estaban Beth Moses, instructora principal de astronautas en Virgin Galactic; Colin Bennett, ingeniero de operaciones principal de la empresa; y Sirisha Bandla, vicepresidenta de Virgin Galactic centrada en asuntos gubernamentales e investigación. Dave Mackay y Michael Masucci eran los pilotos de la nave espacial. Los miembros de la tripulación tenían paracaídas, dijo un portavoz.


Branson está detrás de un imperio empresarial que incluye aerolíneas, cruceros, hoteles y gimnasios. Esas empresas están tratando de recuperarse de los efectos que tuvo la pandemia Covid-19 en los viajes y el turismo. En los últimos años, Branson ha hecho de sus negocios espaciales, que incluyen a la empresa de lanzamiento de satélites Virgin Orbit, su principal objetivo. Dijo el domingo que, como parte de un esfuerzo caritativo, Virgin Galactic regalaría dos asientos en un vuelo de la compañía y que daría un recorrido por las instalaciones de Spaceport America a los ganadores.


Kerrianne Flynn, una clienta de Virgin Galactic que asistió al evento, dijo que se inscribió en diciembre de 2011 para un vuelo espacial. No está segura de cuándo finalmente podrá hacer el viaje, pero agregó que la espera ha valido la pena. Ella dijo: "No habrá nada como ir allí".