• Eduardo J. Villarreal S.

El caso para invertir en cobre, el metal de referencia para proyectos de energía renovable

El cobre es un metal industrial que permite predecir puntos de inflexión económicos. Últimamente, con las expectativas en aumento de un auge posterior al virus, el precio del metal base ha tenido una tendencia al alza.



Pero para escuchar a Goldman Sachs contar la historia, las perspectivas del cobre son aún más optimistas, debido a su uso en los equipos necesarios para un mundo más verde. En un nuevo informe, la firma se pronunció: "El cobre es el nuevo petróleo". Es decir, es el producto básico que maneja el mundo, lo que solía decirse del petróleo.


En esta etapa, sin embargo, no todo el mundo está loco por este metal, por no mencionar otras materias primas, conocidas por sus precios volátiles. Los planes de pensiones estatales y locales de EUA no han invertido mucho en materias primas y, por lo tanto, en cobre en particular. Poseen solo el 2.1% de los activos en materias primas, según la base de datos de planes públicos.


Las industrias que demandan cobre son la automotriz, electrónica y de construcción. El metal tiene muchos usos, pero uno de los principales es conducir electricidad. El cobre será un componente vital en turbinas eólicas, paneles solares, baterías (necesarias para almacenar energía renovable) y vehículos eléctricos (que usan cinco veces más metal que los regulares), argumentó Goldman.


"El papel fundamental que desempeñará el cobre en el logro de los objetivos climáticos de París no puede subestimarse", escribieron los analistas de Goldman, encabezados por Nicholas Snowdon, en una nota a los clientes. El banco de inversión es optimista sobre las materias primas en general.


Se espera que los precios del cobre aumenten a medida que se acelere el cambio a la energía verde y se reduzca la oferta del metal, declararon los investigadores de Goldman. En este momento, el metal ya se encuentra en un mercado ajustado a medida que el ritmo de la economía se acelera y la demanda de China ha regresado, parte de la razón por la que la firma elevó sus pronósticos sobre el cobre.


El cobre cotizaba alrededor de $8,900 por tonelada métrica el jueves, según la Bolsa de Metales de Londres (LME). Goldman predice que los precios promediarán $11,000 durante los próximos 12 meses. Y $15,000 para 2025.


El índice de cobre S&P GSCI ha subido un 17.9% este año. El metal ha experimentado una reaparición constante desde marzo pasado, cuando los temores de una pandemia lo llevaron a un nivel mínimo de una década. De hecho, los precios del cobre habían caído lentamente desde 2011, en medio de un tibio crecimiento económico tras la crisis financiera.


Pero el cambio a la energía renovable crecerá casi un 600% para 2030, sostuvo Goldman. "Los efectos dominó en canales no ecológicos significan que se espera que la década de 2020 sea la fase más fuerte de crecimiento de volumen en la demanda mundial de cobre en la historia", dijo Snowdon. Pero el crecimiento será entrecortado, agregó, y dijo que el mercado del cobre "no está preparado para este papel crítico".


Por un lado, la historia reciente de escasa apreciación del precio del cobre ha llevado a una inversión insuficiente en las minas de cobre, observó el informe. Los gastos de capital se han mantenido estables el año pasado, con un promedio de alrededor de $15 mil millones de dólares por trimestre en total de los ocho jugadores más grandes.


Por lo tanto, se espera que comience un gran déficit de oferta a mediados de la década, con una gran brecha de oferta para 2030, dice Goldman. Será el doble de la brecha que llevó al mercado alcista del cobre a principios de la década de 2000, dijo la firma.


“El cobre es tan integral para la transición verde, un esfuerzo global respaldado por el apoyo del gobierno, que los requisitos de suministro requieren un aumento en los precios del cobre”, dijo la firma. "No hay descarbonización sin cobre".




Entradas Recientes

Ver todo