• Eduardo J. Villarreal S.

Crisis de chips se profundiza en Stellantis

(WSJ) - El fabricante de Jeep Stellantis recortó la producción planificada en un 11% en los primeros tres meses del año debido a la escasez mundial de chips y advirtió sobre recortes adicionales en las próximas semanas a medida que persiste la crisis.



La falta de semiconductores resultó en un recorte de la producción planificada para el primer trimestre de unos 190,000 vehículos, dijo el fabricante de automóviles. El problema lo obligará a recortar aún más la producción del segundo trimestre, pero espera que la situación mejore después de junio.


Ocho de las 44 plantas de la empresa se vieron afectadas en cierta medida por la escasez hasta el martes. El jefe de finanzas de la compañía, Richard Palmer, dijo que Stellantis espera que el problema continúe el próximo año, y agregó: "Sería ingenuo esperar que simplemente desaparezca".


La advertencia se produjo cuando el crecimiento en América del Sur y Europa impulsó un aumento del 14% en las ventas de Stellantis a $37 mil millones de euros, equivalente a unos $44.5 mil millones de dólares, en comparación con los primeros tres meses del año pasado, cuando los bloqueos relacionados con la pandemia de coronavirus cobraron su precio en ventas y producción de fábrica en todo el mundo.


Al igual que sus competidores, Stellantis ha estado luchando para proteger los semiconductores utilizados en los controles electrónicos de vehículos a medida que la demanda mundial de teléfonos inteligentes, computadoras portátiles y otros dispositivos electrónicos aumentó durante la pandemia. En una fábrica en Francia, la empresa volvió a utilizar velocímetros analógicos para reemplazar los instrumentos digitales de tablero que requieren semiconductores.


Los inventarios de los distribuidores también cayeron en todo el mundo, principalmente debido a la escasez de chips.


"Estamos aprendiendo a operar con un nivel más bajo de inventario de distribuidores", dijo Palmer.

La escasez se ha agravado por la interrupción de la fabricación de chips debido al clima severo en Texas y un incendio en la japonesa Renesas Semiconductor Manufacturing Co. en marzo que detuvo la producción.


"Ha sido una secuencia de eventos que han estado creando dificultades en esta cadena de suministro, pero creo que va a mejorar en la segunda mitad", dijo Palmer.

La escasez de chips está nublando lo que sería un telón de fondo favorable para Stellantis. Las ventas de automóviles han cobrado impulso en los últimos meses, impulsadas por el estímulo federal y las continuas bajas tasas de interés. Stellantis dijo que espera que las ventas de la industria crezcan un 8% en Norteamérica este año y un 10% en Europa.


Stellantis se formó mediante la combinación de Fiat Chrysler y Peugeot PSA Group en enero. Palmer, el jefe de finanzas, dijo a los periodistas que tomaría un tiempo realizar todo el potencial de la fusión, pero que la integración estaba "muy bien encaminada".


La compañía se ha comprometido a generar $6 mil millones de dólares en ahorros anuales, logrando aproximadamente el 80% de esa cantidad para fines de 2024. Stellantis no informa una cifra de ganancias para el primer trimestre.